Optimizando la Innovación: Un Enfoque Experimental para Proyectos Exitosos

Hoy quiero abordar un tema crucial que, seguramente, te resultará familiar: ¿Por qué tantas empresas optan por ejecutar proyectos de innovación de manera convencional, aumentando así los costos y las posibilidades de fracaso?

La innovación no es un camino sencillo. Si lo fuera, todas las empresas y individuos la adoptarían de manera sistemática. No obstante, no es imposible; sin embargo, sí requiere un esfuerzo considerable para obtener resultados exitosos.

Para alcanzar la innovación, es esencial combinar variables de manera organizada y equilibrada: contar con un proceso definido, un liderazgo alineado a la estrategia, personas con habilidades en metodologías innovadoras y, por último, una cultura dispuesta a desafiar dogmas y creencias establecidas.

Las razones detrás de un posible fracaso en la innovación son diversas, pero esta vez quiero profundizar en aquellas relacionadas con las decisiones tomadas durante la etapa de desarrollo de prototipos.

Uno de los errores más comunes que cometen los equipos de proyectos es el temor al fracaso.

Culturalmente, el error suele ser mal visto en las empresas e incluso puede ser castigado hasta el punto de la desvinculación de un empleado. Sin embargo, en proyectos de innovación donde la solución al problema no es clara, resulta crucial explorar diferentes vías para encontrar la mejor opción. Esto se logra mediante planes de experimentación, donde se valida conscientemente nuestras ideas.

La iteración, elemento fundamental del proceso de innovación, nos permite corregir suposiciones erróneas y llegar a una solución mejorada. Un enfoque experimental en proyectos de innovación reduce el riesgo en la toma de decisiones y proporciona un mayor control de los costos.

Las decisiones sobre si un proyecto avanza a la siguiente etapa se toman basadas en la evidencia recopilada durante los experimentos, en lugar de depender únicamente de la intuición de los miembros del equipo. Aunque los costos iniciales pueden ser más altos con un enfoque experimental, el presupuesto final debería mantenerse estable, evitando sorpresas costosas al final del proyecto.

¿Cómo implementar un enfoque experimental en tus proyectos de innovación?

Aquí te presento un plan para poner en práctica un enfoque de experimentación y validación de manera organizada:

  1. Selecciona a las personas adecuadas para tus experimentos: Pregunta a tus compañeros de equipo si estás en las primeras etapas de pruebas; si ya tienes algo más desarrollado, realiza pruebas con usuarios reales para obtener información relevante.
  2. Define el tipo de experimento según lo que deseas validar: Cada prueba debe responder a preguntas específicas o validar suposiciones sobre tu idea o solución.
  3. Establece los criterios de éxito de tu experimento: Define qué vas a medir y cuál será tu criterio de éxito antes de realizar la prueba.
  4. Mantén neutralidad al presentar: Al presentar tu prototipo, mantén una actitud neutral. Estás buscando información para mejorar, no vendiendo.
  5. Anima a los usuarios a contribuir con ideas: Motiva a las personas a compartir sus ideas durante el testeo, utilizando sus preguntas para mejorar tu solución.
  6. Registra la retroalimentación: Documenta la retroalimentación de los usuarios, ya sea con fotos, videos o notas.
  7. Mejora tu idea: Una vez que hayas recopilado la retroalimentación, determina los pasos a seguir. Valida tus hipótesis y sigue adelante, propón otro experimento si los resultados no son satisfactorios, o revisa y realiza cambios si la hipótesis no fue validada.

Las empresas a menudo desperdician recursos al abordar proyectos de innovación de manera convencional, lo que aumenta los costos y las posibilidades de fracaso. Para contrarrestar esto, propongo un enfoque experimental en la etapa de desarrollo de prototipos.

Este enfoque implica aceptar la posibilidad de fallar, realizar pruebas conscientes y basar las decisiones en la evidencia recopilada durante los experimentos. Aunque los costos iniciales pueden ser más altos, este método proporciona un mayor control de los costos y evita sorpresas al final del proyecto.

Un plan de implementación incluye seleccionar a las personas adecuadas, definir tipos de experimentos, establecer criterios de éxito, presentarse de manera neutral, fomentar la contribución de ideas, registrar la retroalimentación y mejorar la idea según los resultados obtenidos.

Si quieres mejorar las capacidades de innovación de tu equipo, a través de un programa, workshop o ejecución de proyectos. Escríbenos un email a contacto@trencadis.cl

CATEGORÍA
FECHA DE PUBLICACIÓN
SERVICIO
COMPARTIR
menucross-circle